falso atún rojo

Vamos a hablar del falso atún rojo, ya que desgraciadamente está de moda, pues es una de las claves de la operación Tarantelo de la que hemos hablado en este blog para denunciar el tráfico fraudulento de atún rojo.

El fraude y la operación Tarantelo

Desafortunadamente, los controles del gobierno español y europeo para asegurar la calidad y la procedencia del atún rojo se vieron superado por una trama multinacional que ahora se está descubriendo en la macrooperación de la Guardia Civil iniciada a mediados del año pasado en el que se registraron mercados mayoristas como Mercamadrid, Mercabarna, Mercamálaga o Mercasevilla, empresas pesqueras y distribuidores de Barcelona, Valencia, Madrid, Málaga, Cádiz o Murcia.

Todo esto ha desembocado en un fraude estimado -y conservador- de 2.500 toneladas de atún rojo y con 79 personas detenidas en 12 provincias. Además, queda al descubierto un sistema de control de las importaciones y exportaciones europeo y español que ha fallado estrepitosamente para evitar que un atún rojo de mala calidad, o un falso atún rojo, fuese servido a comensales de toda España.

¿Cómo detectar el falso atún rojo?

Uno de los principales puntos que hay que destacar a la hora de intentar diferenciar el atún rojo de otros pescados, es que debido a su tamaño, se sirve despiezado, por lo que un cliente cuando lo pide no ve el ejemplar entero. Esto hace que no se pueda identificar de donde viene la carne servida y hay que confiar en gran medida de los controles de calidad del restaurante y del distribuidor.

En los mercados minoristas, donde el cliente puede acceder al atún rojo semiprocesado (cortado y congelado) se pueden obtener claves de la procedencia, el método de captura y la especie gracias al etiquetado obligatorio. Todo atún rojo que se ponga a la venta tiene que tener su documendo BCD, una documentación de capturas de atún rojo que registra al contratante con la entidad pesquera siguiendo los parámetros de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT).

Otro indicador es la apariencia del producto. El atún rojo no tiene un color homogéneo en su carne, difiere entre unas zonas y otras con distintos grados según se la parte del pescado consumida. Las partes más cercanas al exterior, a la piel, suelen ser más claras que las que están en el interior, cerca de la espina dorsal, que son más oscuras y rojizas. Al ser un pescado rico en grasas saludables, suele tener las zonas donde las acumula más rojas.

Por ello, hay que estar muy alerta cuando se presentan ante nuestros ojos trozos de pescado muy rojizos, además sin ninguna diferencia entre zonas, pues es producto de algún procesado con tintes, zumo de remolachas o similares. Algunos pueden ser tóxicos pues los aditivos que se les añade suelen utilizarse para que el atún rojo podrido pase como fresco.

Otro de los puntos, este claramente diferenciador, es el precio. El precio de un atún rojo suele ser caro por su alta demanda, sobre todo en estos últimos lustro debido a su alta relevancia en las dietas saludables de todo el mundo. Desconfíe del producto llamado atún rojo que sea barato.

Gruposa, especialistas en atún rojo

En Gruposa te ofrecemos la más amplia y selecta oferta de productos del mar, para satisfacer a los más exigentes profesionales de la restauración. Ponemos a tu disposición todos los tipos de pescados y mariscos de los principales mares y puertos del mundo. Estamos en Mercamadrid (Nave de Pescados. Puesto Nª 124) y puedes contactarnos al correo administracion@gruposa.es o al teléfono 655 877 492. ¿A qué estás esperando para degustar el mejor atún rojo?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *